MOOSE DAYS 2002.

            Los Moose Days son un Estado de Ánimo. Crónica de un éxito anunciado.
            Por Nikita

            Mariví y yo partimos de Barcelona rumbo a Cicely el día 23 de Julio. Iba a ser un largo viaje en avión. Barcelona-Frankfurt-San Francisco-Seattle. Me ahorraré los detalles de nuestra odisea hasta llegar a Seattle. Simplemente decir que pasamos múltiples y engorrosas revisiones de seguridad, tanto del equipaje como de los bolsillos, zapatos y, en ocasiones, hasta de la cabeza. Aviso: no uséis orquillas!!! No contaré cómo no nos dejaron embarcar en un avión por llegar dos minutos tarde, tuvieron que quitar nuestras maletas de la bodega y tuvimos que correr al siguiente vuelo destino SF. Todo el mundo sabe lo que es viajar en avión y la de anécdotas, más o menos agradables, que suceden en el misterioso mundo de los aeropuertos. Al menos el palpar la fuerte seguridad que nos envolvía me hizo más llevadera mi fobia al avión. Nuestras molestias nos fueron recompensadas por la compañía aérea al meternos en Business Class en el vuelo transoceánico sin ningún coste adicional.

             En fin, llegamos a Seattle y allí nos esperaba nuestro querido Doug, el marido de Susie, una de las organizadoras de los Moose Days, con un enorme cartel que rezaba: DAVIDOVICH, mi apellido en mi e-mail. Hubiese preferido que rezase MRS. FLEISCHMAN pero bueno, la próxima vez será. Doug nos llevó en su pick up hasta nuestro hotel en Cle Elum, el pueblo más cerca de Roslyn. El viaje en carretera duró aproximadamente dos horas y lo hicimos a la luz de la luna llena escuchando las anécdotas de la serie y, sobretodo, de los actores que nos contaba Doug. Su mujer y su hijo mayor salen en el “Pilot” (1.01) siendo los pacientes número 2 y/o 3 respectivamente y él había colaborado en la serie en diferentes tareas. Incluso nos habló del Northern Exposure Basketball Team que consiguió crear!!! Ya estábamos viviendo el preludio de los Moose Days.

             Llegamos al confortable Cascade Mountain Inn en Cle Elum, el mismo hotel donde días más tarde se alojarían Barry Corbin, Billy White, Chuck Greywolf, Moultrie Pattern. Nos dieron la habitación número 117 y pudimos descansar de todo un día en avión.

            Al día siguiente, aunque los Moose Days no empezaban hasta el fin de semana, yo estaba ansiosa por ir a Roslyn y ver ya mi querida Cicely. Así que nos diriguimos hasta allí. No teníamos coche pero, como nos habían dicho que no estaba muy lejos, decidimos ir andando. Sólo teníamos que ir por la 1st Street hasta el Traffic Light –el único de todo el pueblo- y girar a la derecha hasta el Fire Department y después straight ahead... Fácil decirlo pero no hacerlo. Es una buena caminata.

            En Cle Elum NO hay servicio de taxis ni autobús de línea regular que lleve a Roslyn. Podíamos alquilar unas bicicletas pero Mariví no es una gran amante de los vehículos de dos ruedas. Finalmente, conocimos a una amable chica de una agencia inmobiliaria que trabaja en Cle Elum pero vive en Roslyn. Ella nos hubiese llevado personalmente hasta Roslyn pero como trabajaba no podía. Sin embargo se puso en contacto con la Chamber of Commerce de Roslyn y averiguó la existencia de un pequeño bus del KCAC (Kittitas County Action Council) que tenía que reservarse como un taxi. Lo reservamos y esperamos a que llegase. Mientras lo hacíamos conocimos a Alfredo Cajachagua, un chico de Perú que trabaja como voluntario en el KCAC y que estudia y vive en Ellensburg. Nos habló del Festival de Jazz que tenía lugar en Ellensburg ese fin de semana pero nosotras le dijimos que íbamos a estar en nuestro propio festival, el de fans de Northern Exposure!!! De hecho se lo decíamos a todos con quienes hablábamos y nadie daba crédito a que unas chicas españolas fuesen expresamente a su pequeño pueblo sólo para estar en los Moose Days!!! Un cachas-chulo piscina había oído hablar de nosotras en la gasolinera del pueblo y vino a preguntarnos si podía ayudarnos en algo. Tendríais que haber visto su cara cuando le dijimos de dónde éramos, adónde íbamos y por qué. Su helado casi se derrite del asombro. Le agradecimos el ofrecimiento pero ya habíamos reservado el bus.

 
             ...Llegó el simpático Bob da Silva con su bus y nos llevó hasta Roslyn...

             Lo primero que vimos al entrar en Roslyn fue el mural con el camello del Roslyn Café, me apresuré a grabarlo con mi cámara de video mientras Mariví buscaba a Morty, el alce de los títulos de crédito!!! Nos apeamos frente al Brick. Y, cuando el bus se fue, vimos que frente a nosotras estaba la tienda de Ruth Anne y a su derecha cruzando la calle, la K-BHR aunque sin Chris Stevens, la voz de Cicely, claro.

             Estuvimos desorientadas por la emoción durante un rato. Mariví fue corriendo a la K-BHR. Yo no sabía donde ir porque quería grabarlo todo, fotografiarlo todo, no perderme detalle. Todavía no eran los Moose Days y el pueblo parecía un solitario y fascinante decorado de televisión. Finalmente fui cogiendo consciencia de la situación y decidí ser paciente e ir viendo el pueblo con tranquilidad.

             Me acerqué a la K-BHR con Mariví. No ver frente al micro a Chris es algo difícil de digerir, fustrante. Igual de fustrante es no poder entrar en el edificio de Minnifield Commucations Network, ver de cerca el despacho de Maurice, tocar los discos de Chris, etc. Pero al menos estábamos allí, frente al hogar de la voz de la última frontera y eso no tiene precio. Por lo visto algunos no controlan su entusiasmo y se llevan las letras de la puerta...

             Después cruzamos la calle y entramos en la tienda de Ruth Anne. Allí conocí a Crystal, la ayudante de Susie, con quien había mantenido correspondencia por e-mail. No es de extrañar que coincidiésemos teniendo en cuenta lo pequeña que es Roslyn, que la de Ruth Anne es la única tienda del pueblo (la consulta de Joel es sólo de souvenirs de la serie) y que nosotras éramos las únicas españolas!!! Ruth Anne no estaba pero la dueña de la tienda es una mujer igual de simpática que nos invitó a escribir en el guest book. Yo escribí lo siguiente: looking for Joel, where r u, honey???? Mariví tenía su búsqueda particular de Chris.

            Después estuvimos en el Brick, que por dentro NO es como en la serie ya que los interiores se grababan en estudio. Después en la consulta de Joel que resulta ser una tienda y que tiene pintado el nombre de nuestro querido doctor en la ventana contraria a la que sale en la serie. Y, finalmente, llegué a mi querido mural!!! Si no le dediqué más de 20 planos no le dediqué ninguno.

            Los siguientes días visitamos Cle Elum, su pastelería (deliciosas las galletas de chocolate), y a la simpatiquísima Mary Pittis, dueña del Iron Horse Inn, un acogedor Bed & Breakfast al que espero poder ir la próxima vez. También pudimos ver la Universidad de Ellensburg gracias a Crystal y comprobar que los míticos pasillos con taquillas y máquinas de Coca Cola de las residencias de estudiantes americanas existen en realidad.

            Y, por fin, llegaron los Moose Days.

            ...Quien no entiende una mirada no entiende una larga explicación... reza una frase dicha por alguien cuyo nombre no recuerdo ahora mismo. Y esta frase describe exactamente lo que los Moose Days pueden significar para una verdadera Mooseketer o Ciceliana, como prefirais, como yo. No hay palabras suficientes para poder plasmar con justicia lo que una siente al llegar a Cicely, aka Roslyn, y andar por su calle principal como una newcomer, como Joel al principio. Aunque ya hubiese visto Roslyn el primer día mis ojos abiertos como platos al igual que mi boca decían más que mis palabras que, en ese instante, eran simples balbuceos de emoción e incredulidad. Todavía no podía creerme que estaba allí, en persona, viendo de nuevo el mural con el camello, el Brick, la tienda de Ruth Anne, la K-BHR, todos esos lugares repletos de recuerdos de hermosos tiempos que afortunadamente podemos revivir eternamente por TV. Si agudizabas los oídos podías escuchar el eco de sus voces, de nuestros queridos compatriotas, a Chris In-the-Morning (o, como dice mi amiga Mariví, In-the-afternoon, In-the middle of the night- at any time...) dando los buenos días a Cicely desde la radio, a Maggie y Joel discutiendo por cualquier motivo frente a la consulta, a Shelly charlando con Ruth Anne en la tienda, etc.

            Mi lugar preferido, aparte de la consulta por motivos personales de adoración al personaje de Joel, era el mural del Roslyn´s Cafe (aka sin la ´s) y la curva de la carretera. Me pasé los días esperando que apareciese Joel entrando corriendo al pueblo... el principio de todo...

            El ambiente en Roslyn era completamente distinto al del primer día. Ahora estaba llena de fans por todos sitios, fáciles de identificar con sus cámaras de foto posando frente a cada uno de los emblemáticos edificios de su querida Cicely. Muchos coches pidiendo indicaciones para saber dónde se encontraba el instituto rebautizado por estos días como Tranquility Base y que hacía las funciones de Meeting Point.

            Durante el Bus Tour pudimos visitar otras localizaciones espectaculares. Me impresionaron especialmente el aeropuerto, el lugar de la tumba que Ed regala a Ruth Anne -allí mismo también está enterrado Jesse- y el despeñadero por el que Chris arroja su moto por amor. Unos paisajes indescriptibles con palabras que, aunque fotografié y grabé, no pude captar su grandeza y hermosura. Dan Dusek, nuestro guía y organizador de exteriores de Northern Exposure, nos contó muchas anécdotas y accedió a darme sus datos para más adelante hacerle una entrevista.

            Aparte de por tener como telón de fondo el paisaje y el pueblo de Roslyn, los Moose Days son especiales por sus gentes.  Todos los fans y habitantes de Roslyn son encantadores, amables y divertidos. Realmente el estado de ánimo de Cicely se llega a sentir en cada momento. Fue maravilloso poder compartir unas risas con todos ellos, Rosie, Chuck, Crystal, Susie, Doug, Jerrilynn, Kathy, Linda, Lisa, James y Justice, Agata, Dave, Steve, Marie, Phillip y Shadow, Kurt y muchos otros cuyos nombres no puedo recordar!!! Lo siento.

            Y ¡qué decir de conocer a algunos actores en persona! Como dice Chuck, Barry es Maurice!!! Con su sombrero de cowboy y su peculiar manera de hablar a pesar de no hablar en español, como aquí estamos acostumbrados a escucharle, era inconfundible :-) Es un hombre de infinita paciencia y cariño con sus fans. El primer día, cenando con él, pude ver de cerca lo querido que es por todos nosotros. Había una larga cola de gente esperando para pedirle un autógrafo, hacerse una foto con él o simplemente contarle hasta qué punto Maurice y la serie les ayudó en un determinado momento de sus vidas. Sentí la conmoción que algunos tenían por estar delante de Barry y me emocioné.

            En los Moose Days las emociones están a flor de piel y son muchos los momentos en que las lágrimas saltan de los ojos, todas ellas de felicidad por la alegría e intensidad de las experiencias.

            John Fannin, el periodista del Tribune, periódico local del Kittitas County, me pidió permiso para hacerme una foto al lado de Barry Corbin. Yo le dije que, en todo caso, le pidiese permiso a él, así lo hizo y Barry accedió. Fuí a buscar una silla para sentarme a su lado pero él me dijo que me sentase en sus rodillas. Después John me pidió disculpas porque ignoraba que Barry fuese a hacer eso pero yo le dije que había sido un honor!!! Sentarse en las rodillas de Maurice. Nada tuve que envidiar a Shelly por la que luchaban tanto él y Holling :-) Por desgracia más adelante John me hizo saber que había perdido esa foto de su cámara digital, junto con otras. Pero hay testigos de que estuve sentada en las rodillas de Maurice!!!

            El sábado Chuck nos invitó a comer a Mariví y a mí con unos amigos en el Sody-licious. Entre éstos resultó estar Billy White “Dave the Cook” quien no nos sirvió la comida en esta ocasión, por supuesto. Mientras comíamos (yo intentaba hacerlo a pesar de los nervios) entró Walt a saludarnos!!! Ruth Anne no estaba con él pero, gracias a un fan, sabemos que ambos están trabajando en tener niños!!! :-) Moultrie (Walt) es todo un caballero y el azul de sus ojos es impactante.

            Adorable y dulce es como calificaría a Rosetta Pintado, la madre india adoptiva de Joel. Es una mujer que emana paz y espiritualidad. Nos contagió a todos con su emoción al mostrarnos la máscara, tal y como ordena la tradición india, con la que le obsequió Chuck. También al compartir sus recuerdos y anécdotas del rodaje de nuestra serie preferida. ¿Sabíais que la historia de amor que Maggie vive con el Oso en “Wake Up Call” (3.19) tiene su origen en una leyenda india que los nativos les contaron a algunos miembros de la serie?

            Chuck... es, en resumen, la alegría de los Moose Days. Siempre activo y dispuesto a todo para que salgan adelante. Trabajó com actor en varios episodios de la serie y nos deleitó con anécdotas de los rodajes. El perfecto amfitrión. Gracias por los pendientes!!!

            Otro momento de gran intensidad y jolgorio fue el de la Running of the Bulls que precede al Parade. Los hombres mooseketers se lanzaron con sus cuerpos –no desnudos del todo, lástima...- a la conquista de la calle principal deleitando a los espectadores con la agilidad de sus movimientos, la emoción de su carrera y la variedad de sus shorts. Hubo incluso una mujer que compitió con ellos lo que me hizo pensar que el año que viene yo también quiero tomar parte!!!

            El Parade estuvo muy bien. Por lo visto cada año Barry lo hace a lomos de un caballo pero esta vez se encontraba en baja forma y nos saludó a todos desde un coche de rodeo. No importa, fue el rey del Parade de todas formas. Yo cogí uno de los caramelos que tiró, no hacia nada igual desde que era niña e iba a ver la cabalgata de Los Reyes Magos con mis padres!!!

            El concurso de disfraces fue muy divertido aunque debo confesar que esperaba que más gente tomase parte en él. Apenas éramos poco más de media docena. Tres Shelly (una con dos coletas, una de color y un tanto masculina haciendo publicidad del agua de Cicely y una embarazada), una Maggie piloto de los 70, dos Maurice... perdón un Maurice y un hijo de un astronauta, un Holling con un baby Jesse y un miembro del Circo de Cicely. La elección del ganador estuvo reñida entre la Shelly-Barbie agua de Cicely y el mimo-rollos de papel higiénico del Circo. Si no me equivoco finalmente ganó éste último porque después me agradeció el reno de peluche que llevé de España con el que le obsequiaron.

            El Concurso de Trivial fue algo inaudito e imposible!!! Todavía busco las preguntas sencillas, si alguien las encuentra que me lo comunique!!! Era como jugar al ¿dónde está Wally? y en muchas ocasiones nos limitábamos a adivinar más que a responder. ¿Quién sabe de qué color es la camiseta que luce el vecino de la izquierda que pasa por detrás de Shelly en el breve instante justo en que ésta cruza la calle diriguiéndose a la tienda de Ruth Anne en el capítulo tal de x temporada???? De todos modos, a pesar de que mi ignorancia quedaba expuesta en más de una ocasión, fue divertido participar y ver cómo Linda me repetía las preguntas vocalizando al máximo, Steve, si era necesario, me las traducía y Kathy se volvía loca añadiendo columnas para los participantes que se iban agregando al concurso cuando éste ya había empezado.

             El último día por la mañana lo dedicamos Mariví y yo a ir con Doug al Parque Nacional y ver las Three Queens, el “Gary” Cooper Lake y otras preciosidades de la naturaleza virgen que rodea Roslyn.

            Llegó el esperado momento de las entrevistas telefónicas con los guionistas y actores de la serie. Algunos de nosotros nos despistamos en las primeras, con Robin Green y Mitchell Burgess, porque fuímos los desafortunados que tuvimos que aguardar para la segunda tanda de espaguettis!!! Acababa de llegar con mis espaguettis cuando oí que John Cullum preguntaba por mí, Barry y Chuck le indicaron que sí me encontraba allí pero que en ese momento no sabían dónde me había metido. Estaba al fondo, empezando a cenar!!! Finalmente conseguí decir un “hello!!!” a Holling quien me hizo saber que tenía el Quijote de madera que le envié como agradecimiento por su entrevista, en el camerino. Todo un honor, sin duda!!! Kathy le hizo saber que por las noches duerme con él porque tiene una foto de su gato Holling Gustav Vincouer estampada en la t-shirt que utiliza de camisón!!!

             El siguiente fue mi querido Joel. Rob Morrow es realmente encantador!!! Y parecía muy emocionado y sorprendido de saber y escuchar que había tanta gente en los Moose Days. Reconoció fácilmente a Barry (Maurice) pero confundió a Rosetta con Elaine Miles (Marilyn). Comentó que se sentía afortunado de haber formado parte de un show que logró estar cinco años en antena. Que recordaba con especial cariño su danza en “Brains, Know How and Native Intelligence” (1.02) del cual no recordaba el nombre pero sí que era el segundo episodio de la primera temporada.  Y “Jules et Joel” (3.05) por el reto y la diversión de interpretar al hermano gemelo pero opuesto en carácter de Joel. En ese momento estaba rodando Street Time, su nueva serie, en Canadá y estaba feliz de la acogida que estaba teniendo. Prometió finalmente hacer lo posible por estar el año que viene en los MD. Cindy le hizo prometer entonces que nos haría una representación del Running of the Bulls original, es decir, desnudo por la calle principal de Roslyn!!!

            Richard Cummings Jr. (Bernard) tuvo problemas técnicos de cobertura pero el detalle de seguir llamando hasta conseguir hablar con nosotros. Fue encantador, ahora está trabajando como director, por lo que Barry le pidió trabajo!!! Comentó que el episodio en que él aparece por primera vez, “Aurora Borealis” (1.08) sufrió un cambio en el orden original de emisión para que la audiencia aceptase mejor el hecho de que Chris tuviese un medio hermano de color.

            Cynthia Geary (Shelly) es dulce como su personaje. Llamó desde un concierto por lo que a menudo éramos interrumpidos por la música. Recibió una propuesta de matrimonio por parte de un fan y comentó que se había sentido muy adulada por tener el amor de Maurice y Holling. Recordó con cariño la escena en que canta a su hija nonata a dúo con Holling aunque reconoció su ignorancia cuando le preguntaron detalles técnicos del tema musical. También expresó sus ganas de estar en el festival el año próximo.

            Por la noche nos despedimos unos pocos tomando algo en el Brick. Volviendo al hotel con Mrs. Urinetown Rosie, la fan número uno de John Cullum sin lugar a dudas, la policia nos paró y puso una multa considerable sólo por pasar de 10km del límite permitido... Yo apenas me enteré por estar dormitando en el asiento trasero pero en USA no se andan con tonterías y a pesar de que Cle Elum y Roslyn están a diez minutos, puedes tardar más de 20 debido a las restricciones de velocidad que todos respetan de manera sagrada.

            Al día siguiente una reducida pandilla fuimos por última vez al Roslyn Café a desayunar y a decirnos adiós, pero no de manera definitiva porque el año que viene esperamos encontrarnos. I´m leaving tomorrow, but I don´t wanna go, I love ya my town, you´ll always be in my soul. Les eché una última mirada mientras me alejaba de OUR TOWN... Allí estaban, con los brazos alzados diciendo hasta el año próximo!!!, junto al mural del Roslyn Café, la curva por la que Joel siempre se me aparecía en visiones a su lado, perdiéndose al fondo.

Volver a
Volver a